Perfil OnlyFans: Mi experiencia (parte dos)
Perfil OnlyFans: Mi experiencia (parte dos)

Perfil OnlyFans: Mi experiencia (parte dos)

A finales del mes de abril abrí mi perfil Onlyfans y decidí escribir una entrada sobre ello que puedes leer pinchando aquí pero, en estos meses, han pasado cosas. Muchas cosas. Cositas. Voy a contarte algunas.

La entrada anterior sobre este tema, la escribí cuando apenas llevaba una semana metida en ese universo. Podríamos decir mundo pero se quedaría corto. Cortísimo. Una vez asomas la cabeza, ese agujero negro te engulle de tal manera que no te deja prestar atención a nada más. Lo que empezó siendo simplemente un añadido a un blog/perfil erótico se convirtió en un trabajo arduo obsesivo. Evidentemente la obsesión aparece por mi parte porque quiero más. La ambición de subir en suscriptores para ver resultados económicos fue muy mal gestionada por mi parte pero ¿Por qué?


Alguien me comentó que en seis meses había facturado 7000$ en su perfil OnlyFans (si, siete mil dólares, no se me ha escapado un cero) y llegué a ver como otro alguien en 3 semanas había facturado 1700$. Sus secretos eran sencillos: Estar metida en grupos ¿De Whatsapp? De todas las plataformas en las que se pueden hacer grupos pero lo más relevante es Whatsapp, Telegram y Twitter además de esforzarse mucho y engodar* al personal. *(Engodar es un canarismo)

También hay quienes tienen un canal de Telegram propio en el que venden contenido directamente o pagas una cuota pactada con esa chica. También se que hay más plataformas como Fansly o Loverfans (de esta última llegué a hacerme un perfil que eliminé) pero ya eso se me viene grande ¿Ves como lo de mundo ahora se iría quedando corto y por eso hay que llamarlo universo? Porque es algo sin fin, sin medida de lo que solo se conoce una parte y tu eres un planeta de mierda que se cree superior porque tiene algo llamado vida aunque no representas ni la 0,000000000000000000000000000000001% de la masa conocida del mismo. Así me sentí yo, muy pequeña.

Quizás lo de esforzarse mucho lo entendí mal, debía traspasar más límites o hacerlo distinto pero juro que me quemé como un papel empapado en gasolina. La combustión de ese fuego es tal que te merma psicológicamente en cuestión de semanas o incluso días. OnlyFans me estaba haciendo eso.


Al principio evidentemente eres nueva, una novata cualquiera y estás viendo como se mueve ese ambiente; nadas en mares de desconocimiento y océanos de incertidumbre. Tratas de ser agradable con todo el mundo, igual que cuando empiezas en un curro nuevo de atención al público. No sabes identificar a priori quien será un buen cliente o quien no pero, cuando ya llevas tiempo eres capaz de filtrar, así que de inicio, te toman el pelo.

Con esto no quiero empezar una guerra de sexos ni en machismos ni feminismos pero, así, generalizando a lo loco, el 90% de los hombres que están suscritos a un perfil Onlyfans solo son mirones y en muchos casos, estafadores de tiempo. Empiezan mareando la perdiz o te dicen cosas como «Estoy estudiando ¿Me ayudas a concentrarme?» para que les envíes de gratis un vídeo o foto. Es decir, una de las técnicas usadas es LA PENA que te da ese pobre hombre desvalido al que tú con tus tetas le vas a alegrar la tarde. La gracia de todo esto es que llegan puntos en el que incluso analizas y te sientes culpable de no haber enviado algo o de no seguirle el rollo. Te planteas si realmente hiciste bien o mal porque quizás era una oportunidad de generar algo de pasta que ya has perdido. Otras veces te entran diciendo que tienen problemas con su polla y que si enviándome una foto de ella seré capaz de decirle si veo deformidad o algo extraño, como si yo fuese ahora la médico de los nardos. Esos quieren enviarte fotos del pito gratis porque les da morbo y les excita. Algo lógico incluso pero no vayas con mentiras y mejor aún, no hagas perder el tiempo a nadie.


INCISO

Te sonó raro lo de la foto de su pene gratis ¿verdad? Bueno, es que me explayé un poco y no te conté que muchas modelos de OnlyFans tienen incluso tarifas de precios con los servicios que ofrecen y uno de ellos es el Dick Rating o lo que es lo mismo, valorar la polla del susodicho por X cantidad de dólares. Cada una tiene su oferta de servicios con sus respectivos precios y son muy variados. Pueden ir desde una simple Dirty Talk pasado por videos masturbación personalizados hasta incluso fetichismos más heavys como la coprofilia (no te juzgo si te gusta pero yo no puedo con eso)


En mis inicios tuve algo de suerte y di con varios suscriptores muy buenos. No vayas a pensar que me refiero a que solo aportaban económicamente, también habían conversaciones interesantes que me hacían fantasear mucho y eso se transmitía tras la pantalla. La cantidad de suscriptores aumentaba y seguían llegando mensajes, muchos de los cuales ni siquiera atendía. Quizás estaba demasiado centrada en esas conversaciones que me estimulaban la mente o los mensajes de inicio de conversación con alguien nuevo eran muy «sutiles». Tan sutiles como «Me pones la polla durísima ¿De que isla eres guapa?» y se esfumaban todas las ganas de responder.

Llegó un momento crítico en el que alcancé un número importante de seguidores y eso me aturdía. Soy una mujer libre con la mente muy abierta pero celosa de cierta parte de mi intimidad. Los tatuajes que llevo en el cuerpo pueden hacer que alguien me identifique fácilmente por la calle y eso no es lo que deseo. Quizás estás pensando que es por la opinión de los demás pero lo cierto es que es más por mí misma, por protección. La gente a veces confunde el tocino con la velocidad y no se dan cuenta de que detrás de todo esto hay una persona que no está cachonda 24/7 buscando polla/coño. No saben diferenciar entre un contenido erótico con el contacto real y por ese motivo decidí hacer la suscripción a mi perfil OnlyFans paga, siendo esta de 5’99$ (unos 5€)

¿Qué pasó? de 130 suscriptores me quedé con 20 y a esos 20 se les fue caducando lo que les quedaba de mes, así que llegué a bajar a 11. Mis fans favoritos me habían confirmado que se quedarían pero de repente ¡Flus! y desaparecieron la mayoría. Pude llegar a contactar con alguno de ellos por otras vías para saber que había pasado y alegaron sus motivos que, al parecer, nada tenían que ver con ese cambio en mi perfil OnlyFans. Llegué a plantearme si había hecho algo malo que les hubiese molestado, por eso necesitaba respuestas. Y ahora ¿Qué? ¿Para quién vas a subir contenido si apenas tienes suscriptores? Aquí empiezan las

ESTRATEGIAS


En el primer post donde hablo de esto, dije que no había encontrado la manera de promocionarme y que quizás era por mi inexperiencia en dicha web. ERROR.

Es aquí cuando me planteé muchas opciones para ganar suscriptores en mi perfil onlyfans y comencé a poner diferentes tipos de ofertas. A quienes quería de vuelta les hice descuentos jugosos que iban desde el 30% hasta el 50% en la suscripción; puse promociones (llamadas Trial) donde creas unos enlaces de prueba de suscripción gratuita o con descuentos. Esos enlaces los tienes solo tú y eres quien decide la duración de la promoción, tanto los días que durará esa oferta como, en caso de que sea prueba gratuita, para cuanto tiempo será dicha prueba (tres días, una semana, un mes, un año). Además empiezo a subir contenido más explícito pero no dándolo todo.

Quizás no soy lo suficientemente lista pero teniendo en cuenta que había gente suscrita por menos de lo que se gastan en un día en café, me jodía que viesen todo el contenido por ese importe; así que ponía algunos previos con cesura y a cambio de una propina en la misma publicación (siempre con un mínimo establecido por mi que no era excesivo) te enviaba un vídeo que duraba mucho más.

La estrategia de estar metida en un grupo de retwits en twitter me sirvió para mucho con los enlaces de pruebas gratuitos y llegué a acumular más de 700 seguidores. Ahí lo que se me ocurrió fue poner una promoción del 25%, 30% y 50% en la suscripción mensual para que se quedaran algunos, además de tener diferentes paquetes promocionales de suscripción en mi perfil OnlyFans como de tres o seis meses con respectiva rebaja. Si me quedaba por lo menos con 100 de esos nuevos suscriptores, significaba multiplicar esas suscripciones aunque fuesen con el menor importe por 100, lo que me haría tener una especie de dinero fijo por suscriptores habituales que mínimo serían unos 300$. Me estaba currando el contenido y subía cosas a diario; grababa videos menos explícitos y otros algo más; procuraba ponerme creativa, ofrecer algo diferente a lo que ya estaba, jugar con lubricantes raros, mostrar otras partes de mi…

¿Me funcionó? Obvio no. Volví a bajar de suscriptores hasta tocar fondo fondísimo y quedarme tan solo con 5. Ahí fue el desplome total de la ilusión y de las ganas. Ya ni siquiera era una cuestión de dinero, era orgullo, era mi ego atravesado con una lanza al fracasar después de currar tanto. Ahí ya no supe que hacer, me bloqueé. Mi vida diaria se lleva mucho tiempo y el poco descanso que tenía se lo estaba dedicando casi enteramente a esto por ambición y dejé de disfrutar. Me frustré. Ya no me gustaba.


«Trabaja en algo que te guste y no trabajarás ni un solo día de tu vida»

Ehhhhm Confucio… Vamos a charlar tu y yo un poquito ¿Sí? (espera que saco la Ouija) Por mucho que ames tu trabajo, si lo haces como una obligación para poder vivir dignamente en sociedad, te aseguro que lo odiarás por momentos e incluso, puede ser, que lo odies todo el rato y en algunos momentos lo ames. Hasta que eso cambia tras un descanso. Ver las cosas con un poco de distancia te hace ver lo que antes no apreciabas. También puede ser que yo tenga el síndrome de la caca fría, pero cuando una necesita pasta lo vuelve a intentar las veces que sea.

Después de algunas semanas de parón hasta en redes, un día me apeteció compartir algo y lo disfruté. Ahí pensé que no tenía porque acabarse, que eso solo había sido una pausa; que mis obligatoriedades diarias tenían mucha carga y además yo estaba siendo cruel conmigo misma pensando en que no valía e incluso llegando a infravalorar mis atributos frente a los de una jovencita; así que lo retomé pero de otra forma, intentando disfrutar del proceso y respetando mis tiempos.

Alguien me dijo hace poco que si disfrutaba del proceso, el resultado llega solo y confío en que así será. Lo de esfuérzate y los resultados vendrán solos, no lo veo yo tan claro. Puedes esforzarte mucho en tirar una pared abajo en un día, pero a veces esa meta no es realista y no se trata de esfuerzo sino de constancia. También te digo, no confundas la constancia con la obsesión que es lo que a mi me pasó. Soy una ansiosa que quiere ver resultados rápidos; puse mis expectativas en lo que habían logrado otras y me preguntaba constantemente por qué a mi no me iba tan bien.


En conclusión

La experiencia no ha sido del todo positiva por las metas autoimpuestas y por la cantidad de palos que sentí que me llevé, pero aquí sigo para recibir más. Es lo que tiene la vida con los palos, que solo con ellos es como aprendes. Te baja de ese ápice de nube de inocencia que aún quedaba en ti y te convierte en otra persona, en otro ser que renace con otra vida más que ha vivido y puede contar. Porque somos eso, varias vidas vividas dentro de una. Bueno corto el rollo que me estoy poniendo psicorara.

Mi perfil Onlyfans sigue activo a día de hoy y si quieres suscribirte, tan solo tienes que pinchar aquí o escanear el siguiente código.

¿Qué te ofrezco? Pues quizás un poco de verdad en este mundo de plástico.

Ya otro día hablaremos de toda esa gente que quiere hacerse rica a tu costa cobrándote por publicidad, ya sea en redes sociales como dentro de la misma plataforma OnlyFans.

Besos, Amanda.

Deja una respuesta

Me obligan a molestarte con esto. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies