Seamos realistas. Si naciste con vagina, eres cis y te gusta el sexo, eres una guarra.

No te confundas. Ser una guarra no significa follar con el primero que se pasea por delante de ti, ni tampoco es que hayas follado con muchos. La libre elección de con quién te acuestas; nunca debería ser juzgada seas hombre, mujer o caballito de mar.

¿Por qué soy una guarra? Porque me gusta el sexo. El sexo verdadero, el sexo completo. Nada de medias tintas. Nada de gilipolleces que estamos ya granditos para esto.


Motivos por los que soy una guarra

  • A las guarras nos gusta chupar pollas. No es que nos guste chupar muchas pollas distintas o al mismo tiempo (que también podría ser) sino que nos produce placer dar sexo oral a nuestro firme amante. Nos gusta llevárnosla hasta la garganta. Nos gusta mirarle a la cara mientras entorna los ojos y su cuerpo se contrae. Nos gusta ser aplicadas en las mamadas y hacer siempre la mejor mamada de la historia.
  • A las guarras nos gusta que nos vean y nos gusta mirar. Nada de luces apagadas, ni luz tenue. Nos gusta ver la cara de nuestro amante, sus movimientos, su rigidez. Nos gusta que nuestro macho nos mire las tetas, nos vea completamente desnudas y recorra cada rincón de nuestro cuerpo con su mirada lasciva, implorando a la vida que nos sentemos en su cara.
  • A las guarras nos gusta experimentar. Nos gusta probar cosas nuevas, nos gusta que investiguen en nosotras. Practicar sexo anal, que se corra en las tetas, beso negro, olernos la piel chorreando en sudor. Investigamos por la red buscando algo nuevo y morboso que probar con nuestro hombre para darle placer, para que; si algún día folla con otra, la esencia de mi recuerdo permanezca presente.
  • A las guarras nos gusta usar juguetes sexuales, lubricantes, aceites y todas las cosas nuevas de los Sexshops. Nos gusta tomarnos nuestros tiempo para follar. Un buen aquí te pillo aquí te mato de vez en cuando no está mal pero; si tenemos tiempo libre para corrernos las veces que nuestra mente, cuerpo, espíritu y coño golosón nos lo permita, muchísimo mejor.
  • A las guarras nos gusta llevar el control en la cama. Les dejamos que piensen en algún momento que ellos llevan el control de la situación, pero sabemos que somos quienes movemos los hilos somos nosotras.
  • A las guarras nos gusta sentir una polla dura abarcando todo nuestro ser. Nos gusta sentir las fuertes embestidas de nuestro amante, nos gusta sentarnos encima y cabalgar como la mejor amazona de hipódromo. 

¿Por qué nos llaman guarras cuando lo que realmente somos es libres?

Porque las mujeres somos seres con un poder y energía sexual sin igual. Porque podemos tener orgasmos sin parar y seguir queriendo más. Porque tienen miedo a que se despierte nuestra naturaleza dormida, la que muchos se han encargado de anestesiar.

Si ser libre me convierte en una guarra pues…

Soy una guarra ¿Y tú?

No responses yet

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 97 suscriptores

Sígueme en Redes
Últimas entradas: Somos piel
Lee mis relatos eróticos para SexBoutique

Contáctame
¡Suscríbete!

Me obligan a molestarte con esto. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: